Pacto Mosaico – El Contenido ; EL FIN DEL SISTEMA MOSAICO

Los siguientes temas son tomados de: Edificando la Fe

Vea también: Información Biblica y/o Cristiana
———————————————————————————————

Pacto Mosaico – El Contenido

El Pacto Mosaico fue celebrado entre Dios y la nación de Israel, y se encuentra en Éxodo 19-24 y Deuteronomio 5:6-22. Este pacto a menudo es llamado “La Ley”. Otros lo llaman el Pacto Sinaico, ya que tuvo lugar en el Monte. Sinaí.

El libro del Éxodo es el segundo de los cinco libros de la Biblia denominados el Pentateuco. Este libro cuenta acerca de la liberación de los israelitas después de una serie de plagas que Dios trajo sobre Egipto y su Faraón, quien había mantenido en esclavitud al pueblo de Dios. Bajo la dirección de Dios, Moisés sacó a los israelitas y los condujo a través del abierto Mar Rojo y del desierto de Sinaí, donde recibieron el pacto.

Una gran parte del Pacto Mosaico está constituida por los Diez Mandamientos (razón por la que se le llama La Ley) y con ella Dios prometió:

  • Hacer del pueblo hebreo Su nación especial entre todas las naciones, si cumplían los Mandamientos de Dios
  • Hacer del pueblo de Israel una nación santa y un reino de sacerdocio.
  • Darles el Sabbat como día de reposo, el cual les mandó santificar.

 

Pacto Mosaico – La Ley Expone el Pecado
Bajo el Pacto Mosaico, la promesa de rectitud en la vida cotidiana sólo podía ser alcanzada cumpliendo con las obras de la Ley. Pero ya que somos presos del pecado, sólo en el Mesías podía ser cumplida la promesa del pacto.(Deuteronomio 6:25, Gálatas 3:21).

Al examinar el pacto, observamos que puede dividirse en las siguientes categorías:

  • Mandamientos Espirituales (Éxodo 20:2-8, Deuteronomio 5:6-12)
  • Conducta moral y social (Éxodo 20:12-17, Deuteronomio 5:16-21)
  • Ceremonial (referente al Tabernáculo – Éxodo 25-27, Éxodo 30)
  • Requisitos para las Vestiduras Sacerdotales (Éxodo 28-29)

Los mandamientos que Dios les dio a los israelitas indudablemente fueron quebrantados. De hecho, no pueden ser cumplidos por ningún ser humano, ya que todos somos imperfectos.

  • Por cuanto todos pecaron (Romanos 3:23)
  • La paga del pecado es muerte (Romanos 6:23)
  • Jesucristo murió en pago por nuestros pecados (Romanos 5:8)
  • Para que nuestros pecados sean perdonados debemos creer y confesar que Jesús es el Señor y reconocer que la salvación viene a través de Jesucristo (Romanos 10:8-10)

Romanos 3:20 dice: “Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado” Sin la Ley no podemos ser conscientes de lo que Dios declara como iniquidades. La Ley fue dada como pautas para vivir y para mostrarnos donde fallamos. Es un patrón por el cual debemos modelar nuestras vidas.

Pacto Mosaico – Cumplimiento
Al incumplir el Pacto Mosaico los israelitas prepararon el terreno para el Nuevo Pacto de Dios, el cual generaría la única forma de que ellos (y nosotros) seamos reconciliados con Dios (Ezequiel 36:24-29). “Pero ahora, aparte de la ley, se ha mantenido la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.” (Romanos 3:21-24).

Gálatas 3:24-25 lo dice de esta manera: “De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo, pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús.”

La Ley Mosaico señaló la necesidad de un Salvador y por ello Cristo Mismo dijo que no venía a abrogar la ley, sino a cumplirla. La salvación nunca fue posible mediante la obediencia de la Ley o del pacto, pero siempre ha sido obtenida mediante la fe, y esa promesa de salvación por fe (que Dios hizo a Abraham en el Pacto Abrahámico), es todavía la promesa de Dios para usted y para mí (Gálatas 3:16-18).

¡Aprenda Más! – See more at: http://www.allabouttruth.org/spanish/pacto-mosaico.htm#sthash.0IdtiOiO.dpuf

—————————————————————————————-

EL FIN DEL SISTEMA MOSAICO

 

El fin del sistema mosaico 1 Parte

Jesús había reunido un gran número de seguidores de los alrededores. Esta gente había querido antes hacerle rey (Juan 6:40). Una masa de Judíos fueron en apoyo a la afirmación de Jesús de ser el Mesías prometido, aunque sólo un círculo interno había comprendido cómo el programa mesiánico debía ser resuelto. La marcha pública de Jesús al Templo fue en ocasión de un día santo nacional, asegurando la máxima exposición. Él había llevado consigo al célebre resucitado Lázaro como parte de su séquito. Lázaro también había sido marcado para ser asesinado por las autoridades del Templo (Juan 12:9 al 19).

 

Si Jesús hubiera querido cometer un acto público por lo que podría ser la debilidad y la vulnerabilidad del Templo establecido, ahora era el momento. Su atractivo popular demostró que ya no debía ser considerado un predicador muy responsable con sólo un nuevo punto de vista sobre los principios religiosos establecidos. Jesús era el centro neurálgico cuyo mensaje carismático amenazaba la base de control de la política y la teología. Al igual que con cualquier santuario religioso, el Vaticano del catolicismo, el Templo Mormón de los seguidores de Joseph Smith, o La Meca, la ciudad santa del Islam, el templo era el centro de todo lo que simboliza la fe judía. Los responsables de este santuario fueron amenazados con la pérdida del control sobre las mentes de la gente.

 

Jesús calculó que algo nuevo y dramático debía ser introducido. Un cambio de actitud religiosa no puede lograrse mediante el mero adornar el antiguo sistema. El punto principal de Jesús fue el siguiente: La restauración a la libertad personal y nacional no puede ser adquirida en la forma en que Israel había estado dirigiendo sus energías. Los militantes mesías habían fallado varias veces en quitar la bota romana de su cuello. Israel no resultaría libre a través de la intriga política o la insurrección.

 

Dios había dado a Israel un conjunto brillante de legislaciones – un foso de protección contra la tentación del paganismo rampante, la fuerza traidora de las naciones vecinas y su naturaleza propia auto-destructiva. Cada segmento de la vida de Israel, las prácticas agrícolas, la higiene personal y la dieta fueron sometidas a la legislación divina. El sacerdocio estaba en su lugar para administrar esas leyes, que establecen normas, así como las sanciones por mala conducta. Para mantenerlos en constante recuerdo de la presencia de Dios en medio de ellos un templo verdaderamente magnífico había sido erigido y un conjunto de días santos anuales aprobados para preservar la conciencia de Israel de su vocación nacional única para ser la luz del mundo y el modelo de estado.

 

A pesar de la brillantez divina del sistema, la debilidad humana había minado su eficacia para producir el resultado deseado. Con la llegada del Mesías, sin embargo, un nuevo programa fue revelado. Jesús dejó esto muy claro con su clásica afirmación: “La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado.” (Lucas 16:16). Una nueva era había amanecido con Juan (Mateo 3:2) y Jesús (Mateo 4:17, Marcos 1:14 y 15). Un mensaje previamente oculto para el mundo en general era para revelar un plan divino para remodelar el mundo “, a llevarse a efecto cuando el tiempo estuviera maduro” (Efesios 1:10). El nuevo plan era revolucionario. Eso significaba que tanto el Judío y Gentil podrían compartir por igual las promesas dadas a Abraham (Génesis 12:1 al 4; 13:14; 15:18; 17:7 y 8, etc.) Pero, ¿cómo se lograría esto ? El sistema mosaico había fracasado incluso con la nación escogida. ¿Cómo se podría esperar que el mundo de los gentiles hostiles se ajusten a la voluntad del Dios de Israel?

 

Fue en un decadente sistema de leyes que ostentaban, la injusticia, la intriga política, la confusión religiosa y el cautiverio nacional que Jesús nació. A medida que el Mesías prometido era portador de un mensaje político nuevo sobre la salvación de la nación y de la ruina de lo mundano. Trágicamente, como sabemos ahora, el mensaje y la advertencia a Israel pasó casi inadvertido. El pueblo judío en su conjunto ignoró o resistió al “advenedizo” Mesías (Juan 1:11). Lo que siguió fue la destrucción del Templo Judío en el 70 DC y la dispersión del pueblo entre las naciones del mundo. El Templo y los ideales que representaba habían estado tan mal, que su simbolismo era ahora un obstáculo para lo que Dios había planeado. Jesús, prediciendo la tragedia a punto de caer sobre su pueblo, se lamentó: “¡Jerusalén, Jerusalén, la ciudad que mata a los profetas y apedrea a los mensajeros enviados ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como la gallina a sus polluelos debajo de ella! , pero no me dejaron. ¡Miren! Ahí está su templo, abandonado por Dios y arrasado “. El tiempo de utilidad del Templo y del sistema mosaico que lo promovió llegó a su fin! (Mateo 23:37 y 38).

 

Para promover su mensaje de renovación y esperanza, Jesús construyó una base de poder lejos de los centros de población y en la zona del norte de Galilea. Él publicó un nuevo conjunto de normas que deben cumplir las personas invitadas a la realeza en su reino venidero. El sistema mosaico antiguo proclamado por Dios en el monte Sinaí, era inadecuado para el nuevo programa del Reino.

 

Comprendiendo(como todos los reformadores genuinos) que su mensaje sería mal entendido, Jesús aseguró a su audiencia con las palabras: “No penséis que he venido a abolir la ley sino a cumplirla … En verdad os digo, hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una letra ni una tilde desaparecerá de la ley hasta que todo lo que tiene que pasar, pase. Cualquier persona que deja de lado incluso la más pequeña de las demandas de la ley y enseña a otros a hacerlo tendrá el lugar más bajo en el Reino de los cielos.” El cielo y la tierra todavía perduran, y la Torá, en su mejor sentido como lo enseña Jesús – como “llena” de un nuevo significado – es todavía vigente. Pero tenga en cuenta que “exige la ley de” la era, de un orden diferente de aquella dada a Moisés e interpretada por los líderes de Israel. “Yo te aseguro: si no mostráis mucho mejor justicia que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el Reino de los cielos.” Así Jesús lo advirtió (Mateo 5:17 al 20).

 

La presentación de las palabras del Nuevo Pacto (según Mateo en cinco bloques de instrucción), Jesús enseñó a sus discípulos que “exigir la ley del reino venidero” lo pondría a uno en una relación correcta con Dios y el hombre. Bajo el nuevo sistema la misericordia, la justicia y la fe reinarían. Este ideal del patrón mosaico no había sido capaz de ser conseguido debido a la debilidad humana. Por consiguiente, no es necesario que haya un cambio en el sacerdocio y la ley, pero si en los corazones de la gente – no la abolición de todas las leyes, sino un cambio!

 

Cinco veces al comienzo de su ministerio en Mateo 5:21 y siguientes. Jesús hace un claro punto de que la ley de Moisés no era la mejor guía. Jesús estaba abogando por una nueva dirección en vista de lo que iba a ser una carta para el mundo entero. Él dijo: “Habéis oído (de los padres) …. pero yo te digo esto …” “Moisés os permitió repudiar por la dureza de sus corazones, pero yo digo …” Este fue un cambio explícito de las prescripciones mosaicas a su propio patrón de gracia y de verdad (compare con Juan 1:17, por el contraste entre Moisés y Jesús; también con Mateo 19:12 y la vista no mosaica de los eunucos, Deuteronomio 23:1).. Jesús ahora ocupa el lugar de Moisés: “Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre, sino por mí [no Moisés] … Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14:6 y 15) . Esto no es negar que el sistema mosaico había sido divinamente instituido, pero si Dios vio la necesidad de cambio, Él era libre de hacer esto. El agente de cambio en este caso fue el nuevo mediador, el último “Moisés”, el Mesías hombre, Jesús (primera a Timoteo 2:5), el hombre tal como fue pensado por Dios que fuera.

 

Los cambios fueron dramáticos. Jesús omite el sistema de sacrificios del Templo establecido cuando declaró que él tenía el poder de perdonar los pecados. No es sorprendente que esta afirmación causara consternación entre los representantes del Templo. “Este hombre está blasfemando”, gritaron, cuando Jesús dijo al paralítico: “Ten ánimo, hijo, tus pecados te son perdonados”. La respuesta de Jesús a su cargo era simplemente para decirle al hombre: “Levántate y anda, toma tu camilla y vete a casa”. Dirigiéndose a los teólogos profesionales, los escribas, dijo: “Para convencer de que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar los pecados, que este hombre sea sanado” (Mateo 9:2-7). Reconociendo esta revolución implícita como una amenaza intolerable a la práctica tradicional, los escribas no quedaron convencidos sino hostiles.

 

Tenga en cuenta otro cambio de Jesús en la ley con respecto a la purificación. “En otra ocasión llamó a la gente y les dijo:” Escúchenme, todos ustedes y entiendan, nada de lo que entra en el hombre desde fuera le puede contaminar, son las cosas que salen de una persona que le profanan. Sus discípulos no entendieron Él los reprendió: “. ¿Son tan necios como el resto ¿No ves que nada de lo que entra en el hombre desde fuera le puede contaminar, porque no entra en el corazón, sino en el estómago y sale por el desagüe? Al decir esto, declaró limpios todos los alimentos “(Marcos 7:14 al 20).

 

Se requiere una visión convincente en Hechos 10 para ayudar a Pedro a borrar toda una vida de adoctrinamiento. Tuvo que luchar a brazo partido con el hecho de que el mensaje estaba abierto al mundo de los gentiles, y las leyes de los alimentos limpios e inmundos eran inadecuados para las nuevas condiciones. El mensaje del Evangelio acerca del Reino sería muy inhibido si el mundo de los gentiles estuviera obligado a seguir las leyes mosaicas de los alimentos. Tales restricciones serían imposible en algunas partes del mundo. Pablo, frente a la reserva de los nuevos creyentes acerca de la comida, escribió en su carta a la iglesia en Roma: “Todo lo que sé del Señor Jesús me ha convencido de que nada [se refiere a los alimentos] en sí mismo es impuro, y sólo si alguien considera algo impuro, entonces para él es impuro … Todas las cosas son limpias “(Romanos 14:14 y 20). Pablo niega la distinción entre lo común (koinos) y lo limpio. Rechaza lo impuro (akarthatos – “impuro por naturaleza”) al sostener que “todas las cosas son ahora puras (katharos -” puro por naturaleza “). Se trata no de la ley, sino de la conciencia. Insistir en que el Apóstol fue promotor incondicional de las leyes alimentarias judías parece una parodia de sus claras palabras aquí. Pablo ha tomado dos palabras que se usan en el Antiguo Testamento para describir el “común” y el “sucio” y se niega a la vez. (Aquí hacemos un llamamiento a nuestros amigos en los diversos grupos de la observancia del sábado para reconsiderar algunas de sus bases, para que no se encuentren confundiendo dos pactos incompatibles.)

 

El fin del sistema mosaico 2 Parte

 
“Destruid este templo”: El fin del Sistema de Mosaico (continuación)
El escritor de Hebreos 13:9 persigue nuestro tema acerca de la sustitución del sistema mosaico por el Nuevo Pacto establecido por Jesús.  Él afirma: “Es bueno ganar fuerza interior en la gracia de Dios y no en reglas sobre comidas, que nunca han beneficiado a los que se ocupan en ellas.” Los viejos patrones de conducta son duros de matar.  Pedro tuvo que ser reprendido públicamente por volver a caer en formas de pensamiento anacrónicas.  La amonestación de Pablo en Gálatas 2:14 es clara: “Pero cuando vi que su conducta no armonizaba con la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de toda la congregación:” Si tu, un Judio nacido y criado, vive como los gentiles, ¿cómo puedes insistir en que los gentiles deben vivir como judíos? “Pedro, el judío, había aprendido correctamente y vivió una vida diferente, como cristiano, pero retrocedió a un modo mosaico.  Esta es todavía la costumbre de algunos hoy en día.  Es una mala interpretación fundamental del Nuevo Testamento volver a levantar la barrera que separaba judíos y gentiles.  “Vivir como un judío,” significa vivir bajo las ordenanzas mosaicas temporales, es una afrenta al cristianismo bíblico.
El peligro de la confusión de los Convenios es que hacemos la fe mesiánica de Jesús poco atractiva o impracticable para el converso potencial (al igual que predicar la creencia incorrecta sobre Jesús provoca hostilidad injustificada ante judíos y musulmanes).  Las leyes mosaicas de alimentos podría causar dificultades innecesarias en muchas partes del mundo.  En caso que por asuntos de comida se excluya a los gentiles de tener una relación correcta con Dios que había legislado específicamente para la nación de Israel bajo la Ley.
Jesús había erosionado la autoridad del Templo y el sistema mosaico en Mateo 12:6 cuando dijo: “Algo mayor que el templo está aquí.” ¿Más grande que el Templo?  Esta fue su respuesta a los fariseos cuando criticaron a los discípulos para arrancar maíz en el Sábado oficial de Israel.  Jesús sostuvo desde el Antiguo Testamento: “¿No habéis leído lo que hizo David cuando sus hombres estaban hambrientos?  Fue a la casa de Dios y comió los panes sagrados, aunque ni él ni sus hombres tenían derecho a comer, sólo los sacerdotes.  ¿O no habéis leído en la ley, cómo en el día de reposo los sacerdotes en el templo profanan el día de reposo y no se consideran culpables?  Si hubieran sabido lo que este texto significa: “Es misericordia que requiero y no sacrificios”, no hubierais condenado a los inocentes.  Porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo. “La atención se llama así al hecho de que, incluso bajo la Ley había un grupo que no estaba sujeto a las restricciones de la observancia del sábado, el cuarto mandamiento.  Jesús observó además que la ley de la circuncisión en realidad tenía prioridad sobre el día de reposo, si el octavo día de vida del niño cayó en el día de reposo.  Con más de un indicio de su intención revolucionaria, Jesús señaló que incluso bajo el régimen del Antiguo Testamento, los sacerdotes no estaban obligados por la ley nacional del sábado.  Podían trabajar en el templo y seguir siendo inocentes.  ¿Cuánto más, entonces, son los reales sacerdotes del Nuevo Testamento, los cristianos (primera de Pedro 2:9), se podrán exceptuar de la observancia del sábado?  Este nuevo sacerdocio trabaja en la promoción y el mantenimiento del nuevo templo, el cuerpo de Cristo.
Está bastante claro que Jesús tenía la intención de demostrar que las leyes del sábado fueron reemplazadas, en caso de que las necesidades humanas llamaran de emergencia, por un acto de misericordia.  Y por su afirmación de que él era “Señor del sábado” una nueva visión de todo el sistema legal entra en escena.  Es Jesús, no Moisés, quien es ahora el intérprete de la ley.  Jesús señaló que una vaca con problemas en una zanja en el día de reposo es digna de atención especial.  Cuanto más un hombre cuya familia se muere de hambre en Arabia Saudita debido a que sus leyes nacionales han decretado el viernes como el día oficial de descanso y el sábado como un día de trabajo?  ¿Puede la economía alimentaria del norte del Ártico ser tan radicalizada que los cristianos no puedan evitar el consumo de todos las “impuras” ballenas y  focas?
A la nación de Israel se le dio el sábado del séptimo día como parte de una alianza única con su Creador.  El sábado no fue parte del Pacto Abrahámico (Deuteronomio 5:3).  La observancia del sábado en el antiguo Israel no requería fe por parte de sus ciudadanos.  Como cuestión de hecho,  habría sido difícil no guardar el día de reposo del séptimo día.  Pregunta: ¿Qué hay de la gente hoy en día, en tierras lejanas de Israel, cuyas leyes nacionales son tales que el trabajo, la escolarización de los niños y las prohibitivas costumbres religiosas asegurarían el desastre, si los creyentes están obligados a seguir las leyes de Moisés y el sábado?  Sería un sacrificio enorme.  Jesús dijo en referencia al sábado: “Es que requiero misericordia y no sacrificios” (Mateo 12:7).
El tema del sábado fue aclarado por el apóstol Pedro en una conferencia convocada con el propósito de decidir lo que se requería de los gentiles convertidos.  El debate surgió cuando algunos insistieron en que “los gentiles debían ser circuncidados y  que guardaran la ley de Moisés.” La respuesta de Pedro en resumen era que Dios lo había escogido para anunciar que “los gentiles habían de oír y creer el mensaje del evangelio.  .. y Dios no hizo ninguna diferencia entre ellos y nosotros.  Purificó sus corazones por la fe. “Entonces le preguntó al consejo de ancianos,” ¿Por qué ahora prueban la paciencia de Dios poniendo sobre los hombros de estos conversos un yugo que ni nosotros ni nuestros antepasados hemos podido llevar?  Por nuestra creencia es que somos salvos de la misma manera como lo son ellos: por la gracia de nuestro Señor “(Hechos 15:5 al 11).  Imposible querer establecer, que aquí Pedro quiere decir que el proceso de la salvación no puede ser facilitado por “mantener las leyes de Moisés.”
Todo lo que había que decir sobre que el nuevo cristiano debe “tomar” del sistema legal, no fue dicho por Jesús mientras estaba con sus discípulos en la tierra.  Se dejó a los apóstoles del primer siglo desarrollar las instrucciones del Mesías y aplicarlas.  No hay verdaderos Apóstoles (a pesar de un lapso temporal de Pedro) que vagara fuera de las pautas actuales establecidas por el Jesús resucitado y transmitidas por el Espíritu.  Irónicamente, fue dejada para el apóstol Pablo, mediante su formación de legalista fundamental, la concesión de la mayor comprensión para el cambio del sistema mosaico, así como la razón de la nueva política.  Secciones enteras del libro de Gálatas se dedican a este tema.  La lección de la libertad de las restricciones del sistema mosaico se aprendió lenta y dolorosamente. Para que fuera lo que es hoy.
Pablo habló a los gentiles sobre la separación que ha quedado desfasada entre judíos y gentiles.  Trató de persuadir a los oponentes que a causa de la influencia judía, querían aferrarse a los restos del sistema mosaico: “Ustedes [los gentiles] en otro tiempo estabais separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel, extraños a los pactos de Dios y las promesas que van  con ellos.  El tuyo fue un mundo sin esperanza y sin Dios.  Los una vez lejanos, ahora estamos en unión con Cristo … Porque él es nuestra paz.  Gentiles y judíos, han sido hechos uno, y se ha roto la barrera que los separaba. “¿Cómo se logra esta situación maravillosa?  “Porque él anuló la ley con sus normas y reglamentos, así como a creado a partir de los dos una sola comunidad en sí mismo, haciendo así la paz … por medio de él [Jesús, no Moisés o la Ley] que los dos por igual tienen acceso al Padre por un mismo Espíritu “(Efesios 2:12 al 18).  Y el Espíritu es el Espíritu recibido en la recepción del Evangelio de Jesús sobre el Reino (Gálatas 3:2), así como Jesús había descrito la recepción de la semilla del Evangelio del Reino, como la chispa indispensable de la inmortalidad (Mateo 13:19, Lucas 8:11 y 12).
¿Podría haber alguna declaración más clara del cambio fundamental en la ley, que la proclamada por este brillante y celoso ex-adherente Mosaico?
Pablo luchó continuamente con el problema que llevó a la ruina a muchas de las congregaciones eclesiásticas.  A los Gálatas, dijo, “Vamos ahora, Ustedes  Gálatas estúpidos! … Ustedes ante cuyos ojos Jesucristo fue exhibido públicamente en la cruz!  Contéstame una pregunta: ¿recibisteis el Espíritu por observar la ley o por la fe en el mensaje del evangelio … Mira que Abraham puso su fe en Dios y  la fe le fue contado por justicia … De otro modo?  Aquellos que dependen de la obediencia a la ley están bajo maldición “(Gálatas 3:1 y siguientes).
La premisa de Pablo en el libro de Gálatas fue que los legalistas estaban predicando un evangelio falso – no el predicado por Cristo.  Pablo resumió en los términos más claros sus argumentos para el cambio en la ley: “El poder que tenemos viene de Dios, Él es quien nos ha facultado como ministros de un nuevo pacto, no de la letra, sino espiritual, porque la letra condena  a muerte, pero el Espíritu da vida.  El ministerio de muerte, en forma escrita sobre piedra fue escrito con tanta gloria … a causa de la gloria … Que estaba a punto de desvanecerse … En efecto, la gloria que una vez fue gloria absoluta, es eclipsada por una  gloria aún mayor … No nos corresponde a nosotros hacer lo que Moisés hizo, puso un velo sobre su rostro para que los hijos de Israel no contemplaran el final de lo que se estaba desvaneciendo.  En cualquier caso, su mente se ha cerrado, por eso el mismo velo está allí hasta el día de hoy cuando  se lee el Antiguo Testamento , porque sólo en Cristo es quitado.  En efecto el día de hoy, cada vez que se lee la ley de Moisés, un velo está puesto sobre la mente del oyente.  Pero, como dice la Escritura: “Una vez que se vuelvan al Señor, el velo es quitado” ( segunda a los Corintios 3:5 en adelante).  La realidad de lo que Jesús enseñó como ministro de la nueva alianza se oscurece cuando estamos casados con el sistema mosaico.  Incluso un “poco de levadura fermenta toda la masa”, según Pablo (Gálatas 5:9).
Algunas concesiones ocasionales de Pablo al patrón mosaico fueron por conveniencia solamente, así que tal vez fue para no ofender a aquellos que se consideraban bajo la ley.  Y no puede haber ninguna duda acerca de que la ley estaba bajo consideración.  Las palabras de Pablo no deben ser disueltas con la afirmación de que él estaba hablando sólo acerca de estar o no estar bajo la pena de la ley.  Este argumento es un intento engañoso de evitar la enseñanza radical de los Apóstoles.  Pablo confiesa: “Para los judíos me he comportado como un Judío, para ganar judíos, es decir, a los que viven conforme a la Ley me comporté como si estuviera bajo la ley … aunque yo no esté sujeto a la Ley, no es que esté fuera de la ley de Dios, pero sujeto  a la ley de Cristo “(primera a los Corintios 9:20 y 21).  Cuando Pablo escribió a Timoteo, dejó perfectamente claro que la Ley de Moisés fue diseñada para los infractores de la ley, y en Gálatas 3, que la Ley obsoleta era un maestro de escuela provisional para llevar a la gente a Cristo y a la ley mayor de Cristo.  Que la Ley ayudó al cristiano a amar a Dios y amar al prójimo.  “Sobrellevad los unos las cargas de los otros y cumplid así la ley de Cristo” (Gálatas 6:2).  ¿Cómo se puede ritualizar llevando los unos las cargas de los otros?  ¿Cómo ritualizar el amor o hacer reglas para el amor?  El sistema mosaico, teniendo en cuenta las “guerras justas”, incluso las “guerras santas” agresivas y defensivas, el ojo por ojo, no proporcionó la respuesta.  Esa respuesta sólo puede venir a través de Jesús y un cambio de corazón a través del espíritu del Evangelio del Reino.  “Que siempre puedan tener los mismos pensamientos, quien diera …” (Deuteronomio 5:29).  Pero, como nación nunca alcanzaron esa mente de obediencia.
Un cristiano debe buscar maneras de servir a los actos de bondad.  En la práctica, esta actitud supera el sentimiento del famoso musical: “. Dios hizo al hombre para servir a su prójimo, pero con un poco de suerte este no va a estar en su casa” “La religión pura y sin mácula es visitar a la viuda y al huérfano en peligro ” (Santiago 1:27) y asegurarse que está en casa!
El cambio de lo antiguo a las Escrituras del Nuevo Testamento con respecto a la circuncisión claramente asocia el cambio radical en la Ley con el cambio en el sacerdocio.  Hebreos 7:11 y 12: “Ahora bien, si la perfección era obtenible por el sacerdocio levítico (sobre la base de los cuales las personas se les dio la Ley), no habría necesidad que surja otro tipo de sacerdote, que se describe como estando en la  orden de Melquisedec … pero un cambio en el sacerdocio debe significar un cambio en la ley. “la circuncisión física fue una de las leyes más profundamente arraigadas en Israel.  Los judíos fueron identificados como “la circuncisión.” Circuncisión era el signo mismo de la relación de pacto entre Dios y Abraham.  El trabajo físico de la circuncisión tenía prioridad sobre la ley del sábado.  Sin embargo, la forma física, no el principio espiritual de la circuncisión fue abandonada.  El equivalente espiritual – la circuncisión del corazón – se mantuvo.  La circuncisión fue “espiritualizada”, y así lo fue la Ley del Sábado (s).  No hay ninguna justificación para la reintroducción de cualquier requisito.  Los cristianos son ahora conocidos como “el Israel de Dios” (Gálatas 6:16), a diferencia de Israel de la carne (ver primera a los Corintios 10:18).  Somos “la circuncisión verdadera” (Filipenses 3:3).  Todo el sistema del Nuevo Pacto es una transposición en una clave nueva y brillante.  ¿Por qué destruir esta nueva melodía mediante su mezcla con las melodías pasadas de moda como la de Moisés?  Es cierto que el sistema de sacrificios se eliminó simplemente.  Se ha sustituido por un nuevo sistema.  Hebreos llama al otro tipo de sacrificio, un cambio en la ley, no una abolición.  “Por medio de él [el nuevo Templo] ofrezcamos siempre un sacrificio de alabanza a Dios … Y no te olvides de hacer el bien y de compartir, porque de tales sacrificios se agrada Dios” (Hebreos 13:15 y 16).  ¿A alguien le parece que esto debe ir acompañado de la muerte física de una tórtola?
Pablo dejó claro a la iglesia de Galacia “que Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la Ley, para comprar la libertad de los que estaban bajo la Ley, para que podamos alcanzar la condición de hijos” (Gálatas 4:4 y 5).  Luego pasó a reprocharles: “¿Cómo se puede dar marcha atrás a los espíritus elementales débiles y en bancarrota?  ¿Por qué piensa usted  entrar en su servicio de nuevo?  Guardas días, los meses, los tiempos y los años “(versículos 9 y 10).  Pero Pablo no ha terminado con su punto.  Una mayor interacción con el sistema mosaico es necesaria.  “Decid ahora, los que están tan ansiosos por estar bajo la ley, ¿no quieren escuchar lo que dice la ley? … El Sinaí [donde se aplicó la ley, incluyendo los Diez Mandamientos, como base del Pacto] representa la Jerusalén de hoy en día, ella y sus hijos están en la esclavitud “(versículos del 21 al 25).  La esclavitud es la palabra por la que la Antigua Alianza en marcado contraste con la Verdad del Evangelio del Reino de Dios como Jesús lo predicó, lo que nos permite ser libres (Juan 8:32).  Saber la Verdad, el Evangelio como Jesús lo predicó, es la clave de la libertad.
El escritor de Hebreos también ve a las limitaciones del sistema mosaico antiguo dada en el Sinaí: “No es el fuego tangible, ardiente del Sinaí que ha llegado, con su oscuridad,y torbellino … No, usted ha venido al Monte Sión, la ciudad del Dios vivo, la Jerusalén celestial [la Jerusalén del futuro] … y a Jesús, el mediador de un nuevo pacto …” (Hebreos 12:18 al 24).  Cuando uno ha estado sumido en el código dado a Moisés para la nación de Israel, es muy difícil no querer subir esa escalera como un recordatorio mensurable del éxito de nuestras propias obras.
Pablo negó que uno tenga el derecho al título de judío, si el propio estado no es más que físico.  “El Judío real es aquel que es interiormente un Judío, y la circuncisión es la del corazón, no la literal ” (Romanos 2:29).  Él le dice a la iglesia de Colosas: “Porque habéis sido sepultados con él en el bautismo, y por el bautismo fuisteis también resucitados a la vida con él, mediante la fe en el poder activo de Dios … Y a pesar de estar muertos a causa de sus pecados ..  Él te ha traído a la vida con Cristo … Se ha cancelado el acta … contra nosotros con sus exigencias legales [no “sanciones legales”], quitándola de en medio y clavándola en la cruz … No dejen que nadie, por lo tanto, os juzgue por lo que comen o beben, o por la observancia de fiesta, luna nueva o de reposo.  Estas no son más que una sombra de lo que iba a venir, pero la realidad es Cristo”  (Colosenses 2:12 al 17).  Para Pablo, los tres tipos de observancia están de pie o caen juntos.  Si se insiste en mantener el sábado semanal, a continuación, Días Santos y las Lunas Nuevas son igualmente vinculantes.  Para Pablo todo el sistema es una – “una sombra.” Sería arbitrario mantener una o dos formas de celebración y no la tercera.
Los Apóstoles fueron simplemente continuadores de la obra que Jesús había iniciado, cuando comenzó a construir una nueva comunidad entera alrededor de sí mismo – una comunidad mesiánica con el deber de llevar el gran mensaje profético de esperanza y libertad para todos, la noticia de la venida del Reino a la tierra.  “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cuya carga es pesada, yo os haré descansar.  Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí [léase mi Evangelio del Reino y la Ley de Cristo] y hallaréis descanso para vuestras almas.  Porque mi yugo es fácil de llevar y mi carga es liviana “(Mateo 11:29 y 30).
Esto nunca se puede decir de la Ley de Moisés.  Tomando la Buena Nueva del Evangelio del Reino el resto del mundo no se rige por los dictados del Sinaí.  Sin embargo, algunos hasta nuestros días, todo con la conciencia tranquila, todavía quieren insistir que el sábado, los Días Santos, las Lunas Nuevas, las leyes alimentarias son prácticas hermosas que deben mantenerse por todos.  Este código de Moisés, brillante en su tiempo, apropiado para la nación de Israel, sería una carga intolerable e incompatible con la luz prometida por Cristo. ¿Podría la mayoría celebrar un día de descanso cada Luna Nueva?
Debemos admirar la gran misericordia de Dios proporcionada a través de su Hijo cuando autorizó la esperanza del Evangelio del Reino de Dios para el mundo entero.  Los que podrían estar preocupados de que la vida sin Sinaí sería un libertinaje, y que ahora todos estarían en libertad para matar, cometer adulterio, robar, codiciar y el abandono de nuestros padres, se les debe asegurar por la ley de Cristo.  Parece obvio que la ley del amor hacia el prójimo impediría cualquier tipo de mal comportamiento.  Así lo dijo Jesús en su nueva instrucción, el Sermón de la Montaña.
Aquellos que se sienten amenazados si los cristianos del nuevo pacto son liberados de la obligación de un séptimo día, de una puesta del sol hasta otra puesta del sol, deberían encontrar Hebreos 4:4 en adelante, esclarecedor: “La Escritura dice en algún lugar del séptimo día: “Dios descansó de toda su obra [note que Dios, no el Mesías, era el ejecutivo activo de la creación], y en el pasaje anterior se lee: “el séptimo día. Jamás entrarán en mi descanso” Esto implica que hay pocos de verdad que van a entrar  en él, y que los primeros que escucharon la Buena Nueva no pudieron entrar por la incredulidad. “No fue una cuestión de dejar de trabajar el viernes a la puesta del sol, sino un fracaso en abrazar el espíritu y la mente de Cristo, entrando así en un “descanso sabático  [que] le espera al pueblo de Dios: todo el que entra en el reposo de Dios, reposa de sus obras, como Dios de las suyas “(versos 9 y 10).  Ese tipo de descanso se aplica a todos los días de la semana.
Josué guió a los hijos de Israel a la tierra prometida.  Se le dio una ley nacional propia a Israel.  A pesar de la rigurosa observancia del sábado, la tumultuosa historia de Israel lo llevó al borde de una nueva era triste, el exilio – lejos del reposo que Dios había diseñado para ella.  En el tiempo de Jeremías, la confianza en el mantra repetido que el templo podría salvarlos, mostró hasta qué punto sus corazones fueron removidos de la verdadera fe.  “Así ha dicho Jehová de los ejércitos …” Mejoren su proceder y sus obras … No confíes en las palabras engañosas, diciendo: “Este lugar es templo del Señor, el templo del Señor, el templo del Señor!  ‘Este lema suyo es una mentira, no confíen en él “(Jeremías 7:3, 4).
Israel, sin embargo sigue siendo la nación diseñada por Dios para escuchar un mensaje que salva vidas, implica un enfoque completamente nuevo.  Su tan esperado Mesías llegó con su evangelio del Reino, un mensaje que debía abarcar también a las naciones del mundo (Mateo 24:14).  Jesús demostró persistentemente a su pueblo que el tiempo del Templo y todo lo que representaba estaba llegando a su fin.  Su preciada Ley era inadecuada para el periodo del anuncio del Reino a todo el mundo.  Mediante la palabra y con las obras, proclamó que sólo él tenía respuestas a los problemas increíblemente difíciles que enfrentaba la nación.  Pedro defendió esta doctrina al declarar que no había otro nombre (es decir, sistema de fe) dado debajo del cielo por el cual todas las personas de cada nación debe ser salvos (Hechos 4:12).
Reflexionando sobre la dramática alteración del templo hecha por Jesús, sus discípulos recordaron las palabras de la Escritura: ‘El Celo por tu Casa me consume’ Los judíos desafiaron a Jesús:” ¿Qué señal les puede mostrar para justificar su acción “,” Destruid este templo -respondió Jesús-, y en tres días lo levantaré de nuevo. “Los Judíos dijeron:” En cuarenta y seis años fue edificado este templo.  ¿Lo vas a levantar en tres días? “Pero el templo de que estaba hablando era su propio cuerpo.  Después de su resurrección sus discípulos entendieron la fuerza de estas palabras.  Ellos creyeron en la Escritura y las palabras pronunciadas por Jesús “(Juan 2:17 y 22).
Una mentalidad totalmente nueva no nace de reglas y rituales.  No se pueden legislar los actos de bondad. Proceden de un modo de vida en el espíritu del Evangelio del Reino.  La bondad todavía perpetúa el principio divino de los sacrificios.  Animales sin defecto tenían que ser ofrecidos en sacrificio, no los cojos y los moribundos.  Dios se preocupa por las personas, no por animales.  Nuestra bondad debe ser incondicional.  Pablo se une al coro de los maestros del Nuevo Testamento nos llama a “Llevar las cargas los unos de los otros y de esta manera cumpliréis la ley de Cristo.” Las leyes no han sido “eliminadas”. Ellas han sido reinterpretadas en un plano nuevo en el espíritu.  La ley no proporciona una forma de vida.  Es a través del nuevo mediador y su enseñanza del Nuevo Pacto, así como su muerte y resurrección, que nos acercamos a Dios.  Con la sustitución del Templo que se pone en marcha en la nueva era del espíritu.  La resurrección del domingo marca el inicio de un nuevo sistema: “Después de haber resucitado el primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena” (Marcos 16:9).  Esa señora antes endemoniada disfrutó del privilegio de la entrevista en exclusiva con el Mesías resucitado.  El domingo fue de hecho el señalado “es ya el tercer día desde que estas cosas [la crucifixión] han pasado” (Lucas 24:21).
Este tema ocupa al escritor de Hebreos 7:18 y 19: “Las reglas anteriores quedarán derogadas como ineficaces e inútiles ya que la ley no trajo nada a la perfección, y una mejor esperanza se introduce, a través de la cual nos acercamos a Dios.” El  sistema mosaico entero fue suspendido.  A la muerte del Mesías, el velo del templo se había desgarrado, rasgado de arriba a abajo.  La separación entre Judio y Gentil ya no existía.  En esta coyuntura y la resurrección de Jesús el nuevo templo se convirtió en el cuerpo de Cristo, disponible para todos las naciones a través del arrepentimiento, la fe en el Evangelio del Reino de Jesús y el bautismo (Marcos 1:14 y 15; Hechos 8:12 y 28: 23 y 31), en lugar de los sacrificios y el legalismo de las ordenanzas del templo.
Si la dispensación mosaica hubiera producido un clima que traería al mundo en contacto con su Creador, ¿por qué cambiarlo?  ¿Por qué eliminar el sistema, que de modo solemne y glorioso fue promulgado en el Sinaí?  La respuesta es que la Ley en el Sinaí no fue la última palabra de Dios.
Nunca se refiere Pablo a Génesis 2:3 como una sanción del sábado del séptimo día como una obligación para los cristianos.  Tampoco ninguno de los escritores del Nuevo Testamento.  Abraham no  fue elogiado primero por su obediencia a la ley de la circuncisión como un camino hacia la posición correcta delante de Dios.  Ese rito se produjo sólo después de que Abraham recibió sello de aprobación de Dios a causa de su fe en las promesas de Dios, que él recibiría la tierra ó Reino y la semilla célebre, el Mesías.  “Abraham creyó a Dios y le fue contado por justicia.” Ese es el lema del Nuevo Testamento, pero no es el centro del código de Moisés.  Abraham no tenía la obligación de guardar el sábado.  Para volver a un sistema semi-mosaico, a pesar de las protestas constantes del Nuevo Testamento en contra de ella, corre el riesgo de la introducción de otro Evangelio, uno sin el poder para salvar (ver todo el argumento de Pablo en Gálatas).
Para que no entiendan mal a nadie, Pablo dice: “Decid ahora, los que están tan ansiosos por estar bajo la ley, ¿no quieren escuchar lo que dice la ley?” (Gálatas 4:21, la Ley que le da un sentido a nuestra propia justicia).  “Esta persuasión no procede de Dios, que os llama.  Un poco de levadura, recuerda, “hace fermentar toda la masa” (Gálatas 5:8, 9).  Esta mezcla de la ley de Moisés, con sus reglas y rituales, la gracia de Dios y las leyes de Cristo es una mezcla desastrosa de confusión.  Destruye la sencillez del Evangelio universal de Cristo, que es ahora el vehículo para llevar el mensaje del Reino de Dios a todo el mundo.
“Los que confían en la obediencia a la ley están bajo maldición” (Gálatas 3:10).  “Que todo hombre que acepta la circuncisión es obligado a guardar toda la ley.  Cuando buscamos ser justificados por medio de la Ley estamos separados de Cristo: ustedes se han puesto fuera de la gracia de Dios “(Gálatas 5:3 y 4).  El punto no podría ser más claro.  Pero esta libertad de la Ley no es una libertad de estar inactivo.  Es la libertad para entrar en el servicio de Cristo en la difusión del Evangelio de Cristo, es decir, el Evangelio del Reino, Lucas 9:60: “Id y predicad el Reino en todas partes.”
“Tienen que entender, hermanos míos,  que es a través de Cristo que el perdón de los pecados está siendo proclamado a ustedes.  Es a través de él que todo el que cree es absuelto de todo por lo que no hubo absolución bajo la Ley de Moisés “(Hechos 13:38, 39).
Ningún sacrificio ritual de animales, legislación alimentaria, mantenimiento de los sábados, Lunas Nuevas o Días Santos, el diezmo u ofrenda especial puede fortalecer nuestra posición con Dios.  Dios “ama al dador alegre”, sin duda, pero esto no es sólo una repetición de la regulación del diezmo del Antiguo Testamento, que Pablo impuso a nadie.
Con su ministerio dedicado por entero a proclamar el Evangelio del Reino, Jesús comenzó a eliminar todas las barreras que interfieran con su mensaje de vida para el mundo.  La ceguera que se aferra a una regulación obsoleta del Antiguo Testamento se puede quitar solamente en Cristo.  Los mandamientos de Cristo son simples.  Comienzan con el resumen de la fe: “El Reino de Dios está cerca [y ahora el imperativo]: Arrepentíos y creed en el Evangelio del Reino” (Marcos 1:14, 15).  “Escucha, oh Israel, el Señor nuestro Dios, Jehová uno es” (Marcos 12:28 y siguiente)  El monoteísmo judío sigue siendo el marco de la fe.  Jesús no sabe de ninguna modificación de la fe.  La creencia en el Dios único de Israel y en Jesús como el Mesías prometido, además de las exigencias del amor al prójimo y al hermano, es un resumen de la fe.  Este nuevo sistema nos libera para concentrarnos en el mandato de asumir la tarea suprema de Jesús: “Es preciso que anuncie el evangelio del Reino a las otras ciudades también, es por eso que fui comisionado” (Lucas 4:43).  Esa comisión pasa ahora a su Iglesia, que, bajo su supervisión, a la diestra de Dios, es la de invitar a los hombres y mujeres de todas las naciones a “arrepentirse y creer en el Evangelio acerca del Reino”, la nueva forma de participación de la Esperanza que podemos acercarnos a Dios (Hebreos 10:20).
——————————————————————————————

Un contra argumento analizado

Un lector bajo el seudónimo de El Hermano, entra a las arenas del análisis bíblico, pero para un servidor se queda atascado en la arena. Pero mejor me remito a su escrito para que los demás saquen sus propias concusiones. Mi réplica es en Mayúsculas y en negrita.
EL HERMANO DICE:
Análisis Parcial 1: %u201CEL PARAISO Y EL INFIERNO EXISTEN COMO LUGARES TEMPORALES%u201D Es El mismo Jesús quien menciona el Paraíso:
JESÚS SÍ MENCIONA EL PARAÍSO, PERO EN EL CONTEXTO EN EL CUAL TODO JUDÍO LO ENTENDÍA, YA QUE DIOS HABÍA COLOCADO AL HOMBRE AL PRINCIPIO EN UN PARAÍSO REGADO POR CUATRO RÍOS, LOS PROFETAS HABLAN DE LA RESTAURACIÓN DE LA TIERRA EN EL REINO DEL MESÍAS.
RECORDEMOS QUE LOS SADUCEOS Y OTROS ERRABAN PORQUE DESCONOCÍAN LAS ESCRITURAS HOY LLAMADAS ANTIGUO TESTAMENTO. ES QUE SIN  CONOCER LAS ESCRITURAS TODA INTERPRETACIÓN SERÁ FUERA DEL CONTEXTO HEBREO DONDE DIOS REVELÓ TODAS LAS COSAS. RECORDEMOS QUE JESÚS Y SUS APOSTOLES ENSEÑARON EN BASE A LA DOCTRINA ESTABLECIDA EN LAS ESCRITURAS.
Y conoceréis que yo soy Jehová vuestro Dios, que habito en Sion, mi santo monte; y Jerusalén será santa, y extraños no pasarán más por ella. Sucederá en aquel tiempo, que los montes destilarán mosto, y los collados fluirán leche, y por todos los arroyos de Judá correrán aguas; y saldrá una fuente de la casa de Jehová, y regará el valle de Sitim. Egipto será destruido, y Edom será vuelto en desierto asolado, por la injuria hecha a los hijos de Judá; porque derramaron en su tierra sangre inocente. Pero Judá será habitada para siempre, y Jerusalén por generación y generación.
ESTO SE REFIERE AL TIEMPO DE LA RESTAURACION DE TODAS LAS COSAS QUE EFECTUARÁ JESÚS EN SU VENIDA. LA RESTAURACIÓN OBVIAMENTE ES VOLVER LA TIERRA A LA CONDICIÓN DEL PARAÍSO DEL GÉNESIS. TODO VERDADERO ISRAELITA, INCLUIDO EL LADRÓN ARREPENTIDO, ESPERABAN QUE EL MESÍAS TRAERÍA LA RESTAURACIÓN PARADISIACA POR ESO EL LADRÓN LE DICE QUE JESÚS SE ACUERDE DE EL CUANDO VENGA EN SU REINO. JESÚS NO CORRIGE LA VISIÓN DEL JUDÍO, POR EL CONTRARIO LE DICE: DE CIERTO DE DIGO HOY, ESTARÁS CONMIGO EN EL PARAÍSO. CUANDO EL MESÍAS VUELVA, LOS QUE ESTÉN EN SUS TUMBAS,( NO EN EL CIELO ) OIRÁN SU VOZ Y SERÁN ARREBATADOS SOBRE LOS AIRES DE JERUSALÉN PARA RECIBIR, REPITO PARA RECIBIR AL SEÑOR EN SU DESCENSO TRIUNFAL SOBRE EL MONTE DE LOS OLIVOS. ESA RESURRECCIÓN DE LOS JUSTOS SE ESPERA PARA EL DÍA POSTRERO. ASÍ QUE: ACUÉRDATE DE MI CUANDO VENGAS EN TU REINO, SIGNIFICA, RESUCÍTAME CUANDO VENGAS A INAUGURAR TU REINO MESIÁNICO EN LA TIERRA, JESÚS RESPONDE EN EL MISMO CONTEXTO: ESTARÁS CONMIGO EN EL PARAÍSO DE MI REINO. POR LA RESURRECCIÓN CLARO ESTÁ.
Hechos 3:21
Jesús, a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la RESTAURACIÓN DE TODAS LAS COSAS, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo.
EL HERMANO DICE:
Lucas 23:43
%u201CEntonces Jesús le dijo: De cierto te digo que HOY estarás conmigo en el paraíso%u201D [Paraíso, traducción del griego Paradeisos: En la mente oriental significaba la suma total de las bendiciones. Y que los traductores de la LXX usaron este término del huerto del Edén. Este Paradeisos aparece otra vez en Ap. 2:7 y 2Co 12.4 Cuando pablo fue arrebatado al Paradeisos] Hasta el Momento Vemos al Buen ladrón En el Paradeisos Sin todavía haber participado de la Resurrección.
PERO TU HERMANO DICE:
HASTA EL MOMENTO SOLO VEMOS A UN LADRÓN MUERTO Y OÍMOS UNA PROMESA DE JESÚS, QUE EL CUMPLIRÁ EN SU VENIDA.
EL LECTOR CONTINÚA
Enoc y Elías: Fueron Trasladados al Paradeisos Sin ver la muerte. Gen 5:24 y 2Reyes2:10 Respectivamente. Como bien lo comentara Carl Friedrich Keil %u201CNo existe Base para la opinión de que Enoc no participo, al ser trasladado [al Paradeisos], de la Glorificación que espera a los justos en la Resurrección.
PARA LO ÚNICO QUE NO EXISTE BASE, ES PARA QUE KEIL AFIRME LO QUE LA BIBLIA NO DICE : QUE ENOC Y ELÍAS ESTÁN EN EL PARAÍSO. ESO NO LO DICE NINGÚN VERSÍCULO. DE ENOC SE DICE QUE DESAPARECIÓ, POR QUE LE TRASPUSO DIOS PARA NO VER MUERTE, ANTE LA CERCANIA DEL DILUVIO QUE AZOTÓ MESOPOTAMIA DIOS LO CAMBIÓ DE LOCALIZACIÓN PARA QUE NO MURIERA AHOGADO POR EL DILUVIO, TRASPONER ES PONERLO EN OTRO LUGAR. EN EL CASO DE ELÍAS EL NO FUE A NINGÚN PARAÍSO
Tenga en cuenta que Josafat era rey cuando Elías “se fue al cielo.” Josafat murió. Su hijo, Joram tomó su lugar. Y ¿adivinen qué? Joram recibió una carta de Elías (2 Crónicas 21:9-12) con advertencia del juicio que venía a causa de su maldad! Elías estaba aún con vida y en la Tierra después de que “se fue al cielo.” Entonces, ¿qué pasó? ¿Dónde fue y cómo llegó hasta allí? En primer lugar, vamos a averiguar lo que la palabra “cielo” significa. Es la shameh hebrea, que significa “elevado, como el cielo en lo alto, el arco visible en el que las nubes se mueven, así como el éter superior donde los cuerpos celestes giran” (Strong). También se traduce como “aire”, y muchas veces la Biblia usa esta palabra cuando se habla de las aves del cielo, o los pájaros que vuelan por el aire. Así que, si no se hizo a Elías “ir” al cielo, se lo hizo volar por los aires? Parece que él lo hizo.
SI PREGUNTA EL HERMANO COMO SE QUE NO FUE AL CIELO, SENCILLO. JUAN 3:13 Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo. NADIE MÁS SUBIÓ AL CIELO, SÓLO JESÚS .
DICE EL LECTOR
Porque, de acuerdo con 1Cor 15:20-23, no es en la Glorificación sino en la Resurrección donde Jesucristo es el primero.%u201D Más claro Imposible.
¿QUE ES PARA EL HERMANO LA GLORIFICACIÓN?, ¿DE DONDE SACA QUE HAY UNA GLORIFICACIÓN ANTES DE LA RESURRECCIÓN.?. LA GLORIFICACIÓN DE JESÚS SE DIO EN SU RESURRECCIÓN, Y ESA GLORIA LA VEREMOS CUANDO SE SIENTE EN SU TRONO DE GLORIA PARA REINAR EN LA TIERRA.
LA GLORIFICACIÓN ES DEL CUERPO
ASI TAMBIÉN ES LA RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS…SE SIEMBRA EN DEHONRA, RESUCITARÁ EN GLORIA.
Mateo 25:31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de GLORIA.
VENIR EN SU GLORIA PARA JESÚS ES VENIR A REINAR
Marcos 10:37 Ellos le dijeron:Concédenos que en TU GLORIA nos sentemos el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda. EL HERMANO ENTIENDE LA GLORIA COMO CURA CATÓLICO. NOSOTROS RECIBIREMOS LA GLORIFICACIÓN O TRANFORMACION DE NUESTRO CUERPO CUANDO JESÚS NOS RESUCITE.
FILIPENSES 3:20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo DE LA GLORIA SUYA, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.
1 JUAN 3:2 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. 
DEFINITIVAMENTE LA GLORIFICACIÓN DE JESÚS ES LA DE SU RESURRECCIÓN.

——————————————————————————————-

Las Escrituras como base:

La pregunta sobre la resurrección

(Mr. 12. 18- 27; Lc. 20. 27- 40)
Aquel día vinieron a él los saduceos, que dicen que no hay resurrección, y le preguntaron, diciendo:Maestro, Moisés dijo:Si alguno muriere sin hijos, su hermano se casará con su mujer, y levantará descendencia a su hermano. Hubo, pues, entre nosotros siete hermanos; el primero se casó, y murió; y no teniendo descendencia, dejó su mujer a su hermano. De la misma manera también el segundo, y el tercero, hasta el séptimo. Y después de todos murió también la mujer. En la resurrección, pues, ¿de cuál de los siete será ella mujer, ya que todos la tuvieron? Entonces respondiendo Jesús, les dijo:Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios.
Los saduceos habían errado en la doctrina de la resurrección por su desconocimiento de Las Escrituras, es decir el llamado Antiguo Testamento. La doctrina del A.T, nos afirma que habrá resurrección al final de la aflicción de Jacob o gran Tribulación.
Daniel 12
 
En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será TIEMPO DE ANGUSTIA, cual NUNCA FUE desde que hubo gente hasta entonces; PERO EN AQUEL TIEMPO será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro. Y muchos DE LOS QUE DUERMEN EN EL POLVO de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua. Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad. Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el TIEMPO DEL FIN. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará… …Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y TE LEVANTARÁS para recibir tu heredad AL FIN de los días.
Eso es al fin del reino del Anticristo, por lo que se confirma en el NT, que la resurrección de los justos será en el día postrero como afirma nuestro Señor Jesucristo.
 
Juan 6:40, 44, 54.
 
Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero…Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero…El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y YO LE RESUCITARÉ EN EL DÍA POSTRERO.
Desconocer o poner de lado el AT, sería una actitud que nos llevaría a errar en la doctrina de Dios. Esto nos lleva a plantear el dilema de todo aquel que quiera emprender el estudio de la Biblia. ¿Sólo se debe leer el Nuevo Testamento ó solo el Antiguo?. ¿Se debe interpretar el Antiguo basado en el Nuevo ó el Nuevo basándonos en el Antiguo? Según Jesús el Señor, los saduceos debían conocer y considerar el Antiguo como la base y punto de partida de la doctrina de Dios.
El método de la mayoría de cristianos es interpretar el Nuevo Testamento como dictan los Concilios post apostólicos, incurriendo así en error. La doctrina no empieza con el Rico y Lázaro, tampoco con el ladrón arrepentido, tampoco con las cartas de Pablo. Lutero exaltó la carta a los Romanos en detrimento de los evangelios sinópticos, el reformador moldeó el pensamiento de la salvación en términos legales. Satisfacer la justicia de Dios, imputar la justicia del Cristo y ser justificados, es el lenguaje luterano hasta hoy. Pero en realidad, cada doctrina enseñada por Jesús y los apóstoles tiene el sello inconfundible de la herencia milenaria del pueblo del Libro.
——————————————————————————————-

Estaremos con Jesús sólo por la resurrección

La lucha por la Muerte y Resurrección
 
En una artículo anterior se produjo una clara evidencia del hecho de que los primeros cristianos post-bíblicos no creyeron, mucho menos enseñaron lo que es ahora la comprensión “ortodoxa” de lo que sucede cuando morimos. Los primeros “padres de la iglesia” hubieran sido contado como “herejes” por los evangélicos de hoy – de hecho, tradicionales – estándar. Con lo tradicional, me refiero a la visión que se ha convertido en el pensamiento cristiano construido por siglos de adoctrinamiento – la opinión de que en el momento de la muerte de un cristiano, este se aleja conscientemente como un “alma sin cuerpo” al cielo o al infierno. Los primeros escritores post-bíblicos se oponen conscientemente a la enseñanza de la “salida inmediata al cielo” . Insistieron que “el alma” no iba al cielo, sino al Hades (el mundo de los muertos) hasta la resurrección destinada a ocurrir cuando Jesús regrese (primera a los Corintios 15:23, etc.)
 
Como prueba, estos primeros “padres”, aseguraron el hecho bíblico de que Jesús mismo no “fue al cielo” en el momento de su muerte. Fue al Hades durante tres días (Mateo. 12:40). Él fue resucitado del Hades (Hechos 2:31) y de esta manera (a través de la resurrección, no supervivencia) llegó por primera vez a la presencia de Dios tres días después de su muerte. Usamos la evidencia obvia de la Escritura que señala que Jesús afirmó: “todavía no he subido al Padre”, incluso en el domingo de su resurrección (Juan 20:17).
Justino Mártir, como portavoz de la ortodoxia de la segunda mitad del siglo segundo, estaba tan perturbado por la falsa enseñanza de que las almas salen inmediatamente a la felicidad en el cielo que él advirtió a sus colegas a no recibir esa enseñanza como cristiana en absoluto (véase el Diálogo con Trifón, capítulo 8:. “Si te encuentras con algunos de los que niegan la resurrección, y dicen que sus almas van al cielo cuando mueren, no creas que son cristianos”). Las palabras de otros padres de la iglesia son en el mismo sentido Es un hecho indiscutible que la doctrina comúnmente aceptada de la partida de los fieles inmediatamente a la presencia de Dios en el cielo, que se han ido para “estar con el Señor”, han “vuelto a casa”, han “pasado”, han “cruzado”, es irreconciliable tanto con la Biblia como con los primeros “padres” que suelen ser reclamados por la “ortodoxia” de hoy como herederos responsables de la fe de la Biblia!
Algo está seriamente mal en la mente popular sobre este tema. ¿Tenían esos primeros padres derecho en su oposición a lo que más tarde se convirtió en “ortodoxia”, es decir, la vista que ahora se promueve constantemente en los sermones fúnebres y el lenguaje popular sobre la condición de la persona fallecida? Los esfuerzos para la cuadratura del concepto tradicional, al parecer reconfortantes del destino del creyente son absolutamente convincentes. Agradecemos Hank Hanegraaff – “la Biblia Responde al hombre” – en su afán de promover la resurrección corporal de Jesús y por lo tanto de sus seguidores en el futuro (Resurrección, Word Publishing, 2000). Pero sus esfuerzos para justificar la reclamación adicional “ortodoxa” de que los muertos pueden ir inmediatamente, sin cuerpo, a la presencia de Jesús no son convincentes. Él no puede encontrar apoyo bíblico para la teoría subyacente “ortodoxa” que los cristianos tienen un alma inmortal que, por definición, no puede morir y tiene que sobrevivir conscientemente en alguna parte (páginas 101 a la 108). Hank Hanegraaff cree que el lugar de la supervivencia es el “cielo”, y se esfuerza por hacer que Pablo lo apoye. Hank está convencido de que los muertos se han ido al cielo, pero su análisis de las palabras de Pablo en segunda a los Corintios 5 es defectuoso por su admisión de que Pablo temía tal condición incorpórea.
En muchos aspectos, el Sr. Hanegraaff escribe convincentemente acerca de la resurrección de Jesús en el pasado y la esperanza en el futuro. Pero cuando se trata de la cuestión de un “estado intermedio”, su base en la Escritura se afloja: se pierde el punto que impregna todo lo de Pablo (y Jesús) varios pasajes sobre el destino del cristiano. Estas pueden resumirse en una sentencia fundamental: podemos entrar en la presencia del Señor – “estar con el Señor” – sólo por la resurrección de todo el hombre. Esta resurrección, como bien dice el Sr. Hanegraaff, sólo se producirá cuando Jesús regrese, y no antes. Hasta que la resurrección deba ocurrir cuando Jesús regrese (véase primera a los Corintios 15:23 para la declaración “ancla” sobre el momento de la resurrección), los muertos permanecen muertos. Según primera a los Corintios 15:23 los muertos cristianos han de ser “resucitados en la Segunda Venida de Jesús.”
Lógicamente entonces estarán muertos hasta el momento de la resurrección. Usted no puede “dar la vida” a lo que ya está vivo con Jesús en el cielo! Usted sólo puede hacer vivir lo que está muerto. Los “muertos en Cristo” van a subir en la resurrección, cuando el Señor descienda del cielo en su Segunda Venida, y “de esta manera [es decir, mediante este proceso] estaremos siempre con el Señor” (primera a los Tesalonicenses 4:17). “Alentaos unos a otros con estas palabras:” Pablo añade. Estas hermosas palabras de consuelo se basan exclusivamente en la promesa de la futura resurrección corporativa de los muertos de sus tumbas. Esto sólo sucederá cuando Jesús regrese. Esta es la base del consuelo bíblico. Sólo y exclusivamente por la resurrección de los muertos pueden llegar a ser conscientes de la presencia de Dios y de Jesús.
Esa es la esperanza bíblica y verdadera fuente de consuelo. No así la visión popular que “toma el vapor” fuera de esa promesa gloriosa de la vida y la inmortalidad sólo a través de la resurrección futura. La noción popular, bíblicamente poco ortodoxa ofrece consuelo en la base de una esperanza falsa – de que los muertos ya están con Jesús en el cielo, pero sin un cuerpo. “Sin un cuerpo.” Aquí es donde el Sr. Hanegraaff alinea sus argumentos para una desencarnación consciente en el cielo que no es convincente. En referencia a segunda a los Corintios 5:3 dice: “Pablo se refiere a la muerte como” desnudo “. ¿Por qué lo haría temer estar desnudo si fuera a recibir otro cuerpo en la muerte?” (Resurrección, página 111). Exactamente así. El Sr. Hanegraaff aquí con razón se opone a la idea falsa de que un cristiano recibirá un cuerpo de resurrección en el momento de morir. Esta propuesta, tal como señala Hanegraaff, contradice cada pasaje bíblico de la resurrección. Pero nótese que el Sr. Hanegraaff piensa en la muerte y la desnudez es decir, incorporeidad, como condición para ser temida. Llama al Dr. Geisler de apoyo: “Al hablar de la muerte como desencarnación (” ausentes del cuerpo “) y como una experiencia indeseable no tiene mucho sentido si ese es el momento de su triunfo final con un cuerpo de resurrección (ver segunda a los Corintios 5 : 1, primera a los Corintios 15:50 al 58) “(página 111, énfasis mío)..
Pero hablando de la incorporeidad como indeseable (como Pablo lo hace) significaría que los predicadores contemporáneos están predicando a los muertos en una condición indeseable en la muerte. De hecho, la impresión contraria se da en los funerales: los fieles se supone que está “sanos y salvos” y disfrutan de la gloria del “cielo”. Así que ahora nos preguntamos: ¿Qué sentido tiene predicar la supervivencia sin un cuerpo glorioso de los muertos en el cielo en la presencia del Señor, si tal condición, en las palabras de Pablo, es de temer y una experiencia indeseable? Estamos totalmente de acuerdo en admitir que Pablo no quiere tal condición, sin embargo, la ortodoxia se ve atrapada en la trampa de la promoción de este mismo estado incorpóreo como una condición deseable, la gloria del cielo en la presencia de Dios y de Cristo!
Así Hanegraaff y Geisler admiten que la “desencarnación” es algo que Pablo no quería. Sin embargo, también promueven “la condición indeseable” como aparentemente el estado bendito de los fieles en el momento de su muerte. La “teología más pagana del alma inmortal en el cielo” de Hanegraaff no suena verdadera y se opone, como hemos señalado, a los primeros creyentes. Lo que la opinión “ortodoxa” no ha entendido es lo siguiente: es precisamente porque la desencarnación es una idea repugnante porque es sembrar en humillación, y porque cuando este cuerpo presente (“casa”, “tienda de campaña”) es destruido por la muerte estaremos en verdad desnudos, que Pablo se va adelante exclusivamente a la resurrección futura. Siempre se espera el revestimiento en la resurrección. Es sólo en la resurrección que podemos entrar en la presencia del Señor. Es sólo en la resurrección que seremos “hechos vivos” de una condición de muerte.
Así que Pablo dijo enfáticamente en Primera a los Tesalonicenses 4:17 y Primera a los Corintios 15:23. Y si el contexto se tiene en mente, Pablo dijo exactamente lo mismo en segunda a los Corintios 5. Él ha estado hablando acerca de la esperanza de la resurrección (segunda a los Corintios 4:14). Ese es su tema. Él nos enseña que un nuevo cuerpo se ha preparado para nosotros. Dios en el cielo lo ha preparado. Es un cuerpo que dice que va a venir “desde el cielo”. Se trata de un cuerpo “apto para la vida del mundo venidero” (aionios, “eterno”). Nos pondrá la ropa nueva en la resurrección. Es nuestra única esperanza de la gloria consciente. No hay gloria presente consciente de los fieles difuntos precisamente porque no han recibido aún el nuevo cuerpo en la resurrección. Sin un cuerpo no hay vida consciente. Los hebreos pensaron de manera holística sobre el hombre.
Lamentablemente, los creyentes posteriores se apartaron de la verdad en una mezcla confusa de la Biblia con lo extranjero, las opiniones platónicas del alma inmortal, y por lo tanto de la supervivencia a la muerte. Esa visión posterior – la vista pagana – domina el cristianismo evangélico y cuenta con el apoyo constante del púlpito. Contexto, contexto, contexto. Al igual que el eslogan sobre bienes inmuebles (“ubicación, ubicación, ubicación”), el contexto es de suma importancia en nuestro estudio de la Biblia. Estamos en peligro de leer en la Biblia lo que esperamos este allí. Pero no podemos someter nuestras opiniones recibidas para el análisis cuidadoso.
El Sr. Hanegraaff, a pesar de su imposición de un ficticio estado intermedio sin cuerpo del muerto en las palabras de la Escritura, nos da una excelente exposición sobre la necesidad de examinar todas las pruebas sobre un tema determinado. “En pocas palabras, este principio, también conocido como la analogía de la Escritura, significa que los pasos individuales de la Escritura siempre deben ser armonizados con la Escritura como un todo. Un pasaje aislado nunca debe interpretarse de tal manera que entre en conflicto con otros pasajes” ( Resurrección, página 111). Pero la ortodoxia contemporánea y tradicional, no han observado tampoco este principio. Aprovechando la tercera parte de un verso en segunda a los Corintios 5:8, “ausentes del cuerpo y presentes con el Señor” (por lo general un poco mal citado), los evangélicos han enfrentado a Pablo en contra de sí mismo. No sólo en el contexto inmediato (segunda a los Corintios 4:14), pero en cada otro pasaje en el que se refiere a estar “con el Señor” Pablo quiere decir “con el Señor” en el momento de la resurrección futura. Pablo ni por un momento tiene la visión popular de que los muertos están ya vivos en la gloria, sin cuerpo, o incluso reunidos con el Señor en el cielo antes de la resurrección! El destino cristiano ha de ser resucitar de la muerte, la persona en su totalidad, y heredar la tierra y reinar con Cristo en la tierra renovada (Mateo 5:5; Apocalipsis 5:10).
La exclusión de todos los “cielos” en el lenguaje de la conversación cristiana, no sería ir muy lejos para corregir nuestra teología bíblica. Seguir a Jesús significa decir lo el que dijo, y Jesús habló siempre de los creyentes heredar el Reino de Dios. Él nunca dijo nada acerca de “ir al cielo como un alma sin cuerpo.” De hecho, Jesús no prometió el “cielo” a nadie. Les prometió el Reino siempre. Pueda Platón y la filosofía griega ser borrada de nuestras mentes para que el Espíritu santo nos pueda enseñar a pensar como Jesús y ser los que “tenemos la mente de Cristo” (primera a los Corintios 2:16). La banda de la muñeca puede ser más eficaz si dijera ” CP y DJ?” “¿Cómo pensaría y diría Jesús?” Nuestro lenguaje sobre los temas de suma importancia del destino cristiano debe ser conforme a las palabras de la Escritura.
——————————————————————————————-

¿Tenían doctrina los judíos?

Siempre que se le preguntaba a un pastor el porqué muchos en el NT se bautizaban de inmediato, su respuesta era que los primeros convertidos en Jerusalén y Samaria ya tenían doctrina, sabían de Dios, la fe, la constitución del hombre, la muerte, la resurrección, la recompensa de los fieles, los juicios, el Mesías, el pecado, etc.
Me parece que esa respuesta tiene mucho de cierto. El pueblo de Israel fue escogido por Dios y enseñado por Él.
Deuteronomio 4:5
Mirad, yo os he enseñado estatutos y decretos, como Jehová mi Dios me mandó …. Guardarlos, pues, y ponerlos por obra; porque esta es VUESTRA SABIDURÍA E INTELIGENCIA ante los ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos ESTATUTOS, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, nación grande es esta. Porque ¿ Qué nación grande hay que tenga ESTATUTOS y juicios JUSTOS como es TODA LA LEY que yo pongo hoy delante de vosotros?
Ciertamente Israel fue privilegiado con conocimiento de Dios que es la doctrina, es en la Escritura que empieza y se desarrolla toda la doctrina de Dios, sus propósitos, su santidad y su justicia. Los de extracción gentil no deberíamos jactarnos contra la raíz, ni las ramas, mucho menos contra la buena savia del olivo natural escogido por Dios.
Romanos 11:6
 
Si las PRIMICIAS SON SANTAS, también lo es la masa restante; y si LA RAÍZ ES SANTA, también lo son las ramas. Pues sí algunas de las ramas fueron desgajadas, y tu, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho PARTICIPANTE de la raíz y de la RICA SABIA del olivo, no te jactes contra las rama; y si te jactas, sabe que NO SUSTENTAS TÚ A LA RAÍZ, SINO LA RAÍZ A TI.
 
Es preocupante que los cristianos digan que los judíos no tenían doctrina ó que tenian solo destellos doctrinales muy opacos y difusos y que Jesús nuestro Señor recién enseñó doctrina a Israel. Los maestros de la Ley, no sólo enseñaban el detalle de los ritos, también enseñaban en todas las Escrituras la doctrina divina.
 
Cada cristiano debe fundamentar la doctrina cristiana en el Antiguo Testamento y ver la confirmación en los autores del Nuevo. De otro modo caerán en una interpretación privada.
Por ejemplo, si la Ley dice lo que hemos citado en el pasaje de Deuteronomio, esto es, que Israel si tenía doctrina, Jesús opinará lo mismo.
 
Juan 4:22
Vosotros adoráis lo que no sabéis;NOSOTROS adoramos lo que SABEMOS; porque la SALVACIÓN VIENE DE LOS JUDÍOS.
Pablo dirá lo mismo
 
Romanos 2:17
He aquí, tú tienes el sobrenombre de judío, y TE APOYAS en la ley, y te glorías en Dios, y CONOCES SU VOLUNTAD, e INSTRUIDO por la ley apruebas lo mejor, y confías en que ERES GUIA de los ciegos, LUZ de los que están en tinieblas, INSTRUCTOR de los indoctos,MAESTRO de niños, que tienes en la ley la forma de la CIENCIA y de la VERDAD. Tú, pues, que ENSEÑAS a otro, ¿no te enseñas a ti mismo?
En verdad los cristianos debemos usar el dicho firme del Antiguo Testamento.
¡A la Ley y al Testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.
Isaías 8:20
——————————————————————————————–

Excelencias de la sabiduría en el Antiguo Testamento (AT)

Excelencias de la sabiduría
 
Hijo mío, si recibiereis mis palabras,
Y mis mandamientos guardares dentro de ti,
Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; Si como a la plata la buscares,
Y la escudriñares como tesoros, Entonces entenderás el temor de Jehová,
Y hallarás el CONOCIMIENTO DE DIOS. Porque Jehová da la sabiduría,
Y de su boca viene EL CONOCIMIENTO y la inteligencia.
El provee de SANA SABIDURÍA a los rectos;
Es escudo a los que caminan rectamente. Es el que guarda las veredas del juicio,
Y preserva el camino de sus santos .
Entonces entenderás JUSTICIA, JUICIO Y EQUIDAD, Y TODO BUEN CAMINO.
 
Los patriarcas conocieron la doctrina de Dios en cada trato del Omnipotente y los israelitas en los preceptos de la ley, el reino de Israel aprendió doctrina de los profetas. Si queremos aprender de la Creación, como del matrimonio.
 
Si hablamos de la calidad de la ofrenda, como de la fe ejemplar. Si hablamos de como escoge Dios , la castidad, la pureza sexual, sobre El alma y la muerte, la soberanía de Dios , el perdón de pecados, la resurrección, la gran Tribulación, sobre el Mesías y el Reino de Dios, sobre la venida de Jehová a la tierra.
 
Todo esto y mucho más se enseña en las Escrituras del Antiguo Testamento. Ciertamente si escudriñamos el AT hallamos el CONOCIMIENTO DE JEHOVÁ. El Nuevo Testamento es el eco armonioso del Antiguo, nunca su Antítesis sino la secuencia del mismo plan divino.
——————————————————————————————–

Temas Interesantes:

Temas por Fecha

Archivo del blog

——————————————————————————————-

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s